PIENSAS DIFERENTE, VOTA DIFERENTE

viernes, 27 de julio de 2012

SANGRE, FUEGO Y HORROR

_______________________________



Siempre que veo una determinada película recuerdo a Mónica.
Ayer llamé a una vieja amiga. Me había encontrado por el Facebook, el maravilloso e inigualable Facebook.
-¿Y Mónica, vendrá? -Preguntó.
Habíamos quedado para vernos la próxima semana.
Unos momentos antes había estado viendo la película, “El desafío de las águilas”.
Mónica, silenciosa, heroica, sólida; y femenina, sobria, fiel, independiente... tanto hay en ella, tanto, que no tengo palabras. Cierto, nunca tengo las suficientes para describirla.
Sentada a un lado, en su rincón, -quizá no fueran tantas las veces, pero tan intensas que es así como la recuerdo- en silencio, con las manos en el regazo y mirándonos fijamente. 
Acciones casi imposibles excepto para ella, arriesgadas, casi suicidas para cualquiera. Recuerdo mirarla a los ojos y ver su asentimiento de cabeza, suave como ella, casi tierno, incluso sensual. No recuerdo que saliera una palabra de su boca, solo el gesto afirmativo de su cabeza, a veces tan imperceptible que solo yo lo veía.
Mónica... silenciosa, grave, inmutable en todo, excepto en el amor y en el sexo.
Mónica... tan brutal como tierna, tan... no, no hay palabras que puedan describirla.
Y se levantaba y marchaba sin que nadie recordara un adiós, aunque tampoco pudiera sentirse despreciado. Y sí, se despedía, pero de manera tan tenue como su cuerpo al moverse, tanto que ni el aire movía, tanto que no parecía abrir la puerta.
Y después sangre, fuego y horror en las calles, en las casas, en el seno de las familias.

__________________________________________

La miro a los ojos, su frondoso y magnífico cabello, su precioso y grácil perfil, su sensual boca... Me enseña sus dibujos, la portada de mi libro, bello como ella; bello, incluso, como la sangre, el fuego y el horror; incluso como la herida de bala que aún acaricio cuando se deja, cuando nos abandonamos.
Por qué, me pregunto, veo y recuerdo belleza en tanto fuego, sangre y horror. Quizá porque siento su fuerza y su poder.
La rubia del desafío de las águilas me recuerda a Mónica, aun siendo tan distinta. Tal vez sea la serenidad que desprende al provocar sangre, fuego y horror.


.

7 comentarios:

  1. Francamente, no veo cómo puede ayudar una historia como esta

    ResponderEliminar
  2. Si ella lo lee, debe de sentirse una diosa, así la presiento a través de tus letras, Pau.

    Y el libro, se puede adquirir ya?

    Beso

    ResponderEliminar
  3. Soy tonto. Lo iba a publicar cuando descubrí que faltaba la portada. Ahora ya la tengo y mi hija debe estar a punto de publicarla.
    Mañana marcho al Pirineo y luego a Asturias. Espero que entre el uno y el otro ya lo esté.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya me dirás, disfruta tus días de asueto.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. You are a true master of the quill! This reading was the so absorbing!Write more and thank you!

    ResponderEliminar