PIENSAS DIFERENTE, VOTA DIFERENTE

viernes, 18 de octubre de 2013

ELISANDRA

_____________

Estúpidos los capaces de prostituirse por la quimera del poder

Hoy hace un mes de la muerte de Elisandra. Coincidimos en la revuelta, era mayor que yo, pienso que entre cinco y seis años. Alta, casi como yo, y espigada, muy elástica, liberal y sensual en extremo, eso último por lo que Mónica me explicaba. Me gustaba mucho, pero solo podía seguirla de lejos. Nunca se me permitió conocerla. Entonces no sabía su nombre, lo supe mucho después, durante el famoso encuentro que Tomás y Mónica organizaron.
No sé de qué murió, Mónica y yo no lo preguntamos. Elisandra no era su verdadero nombre, pero si el que a ella le gustaba. Algunos le llamaban Eli, lo supe cuando por fin la conocí, cuando me saludó con un beso en la mejilla y un emocionado abrazo.
-Así que tú eres el famoso Popol. El hombre secreto, que la mayoría creíamos que no existía, pero que nos mandaba al matadero.
Recuerdo buscar con la mirada a Mónica y a Jordi para recriminarles que la gente pensara eso de mí, cuando ni siquiera debería saber de mi existencia.
Y recuerdo su pelo alborotado, tan distinto al de Mónica, que nunca perdía la forma. La recuerdo como si fuera hoy mismo, valiente como todos, arrojada y escurridiza.
Elisandra. Un extraño y bello nombre. Está enterrada en un pequeño pueblo de montaña, junto a los suyos, en el suelo y con una sencilla lápida sin cruces, con su nombre pintado en negro sobre ella, a la espera, supongo, que alguien lo esculpa. Aquí yace Elisandra, solo eso.
No es el primero que nos deja. Hace años lo hizo Blanca y poco después el mismo Coronel. Alguno más según Mónica, pero como siempre desconocido para mí. De Blanca supe durante aquel encuentro, porque oí que hablaban de ella y de su mal curado cáncer de mama.
-Son cosas que pasan –dice Amara al leer esta historia.
Son cosas que pasan, pero que a mí me duelen profundamente, sobre todo no haberlos conocido, ni siquiera cuando todo terminó.
-Tú no sirves para eso. Tú debes estar a mi lado, estudiar lo que ha salido mal y prevenir lo que harán para contrarrestar lo que bien. Nosotros siempre debemos estar listos para intervenir. Nadie debe conocer nuestros nombres, ni tan solo que existimos.
Hablamos un rato, poco porque pronto encontró a viejos compañeros que no tardaron en asaltarla, que alguno me miró a hurtadillas al saber mi identidad.
Voluntariamente arrinconado junto a Tomás, que hacía de anfitrión mudo, fingiendo un trabajo inexistente como ayudante suyo.
-¿Te das cuenta? Muy pocos nos conocen y esos nos ignoran. Es su fiesta, no la nuestra.
Mi aislamiento no duró demasiado. Al poco la vi hablar con Mónica y esta me arrastró hacia ellos.
-Nos cagábamos mucho en ti. Siempre pensé en decírtelo si llegábamos a conocernos. Al principio creímos que Popol era el nombre de un grupo, pero ella no podía soportar ninguna crítica hacia ti, y eso nos hizo pensar que existías y que estaba locamente enamorada de ti.
Y me reí con ganas, tranquilo y feliz. El resto nos observaba, pero sin dejar de hablar entre sí de sus cosas. Se notaba que nunca habían dejado de verse, que solo unos pocos eran extraños, pero nunca como Tomás y yo.
Y le conté, con un poco de condescendencia, que yo sí la veía, aunque de lejos, y que un día conseguí acercarme tanto que la tuve a mi lado sin que se diera cuenta. Que me atraía mucho e inconscientemente la buscaba.
Y después de una intensa mirada, como si valorara mi capacidad amatoria, esbozó una preciosa sonrisa. Luego, al ver que la conversación pronto tocaría a su fin, me cogió del brazo para apartarme del grupo, y a bocajarro me preguntó si con tantos años pasados podría sacarle de la duda.
-¿Realmente lo fuisteis?
Recuerdo mirar a lo lejos a Mónica, rodeada de sus antiguos compañeros, de los dos gigantes que todavía parecían cubrirle las espaldas. Luego a Elisandra directamente a los ojos, y vi sinceridad y nobleza en ellos. No preguntaba por malicia o chismorreo sino para saldar una cuenta quizá con ella misma.
-Mónica es mi amiga hermana amante, siempre lo ha sido.
Y alguien tiró de ella con la suficiente insistencia, pero mientras marchaba arrastrada hacia otro grupo, vi sus ojos chispear de alegría. Luego, ya casi al final de la fiesta, volvió a acercarse, esta vez cogida del brazo de Jordi. Me dio un beso en la mejilla y me dijo que había sido estupendo conocerme y que por mucho que se cagaran en mis muertos, siempre habían sabido lo mucho que sufría por no estar con ellos.
-El primer día fue horrible, pasamos un miedo atroz, cuando vimos que nos habíais metido en la boca del lobo, rodeados de grises que nos miraban con odio. Pero luego, verlos correr huyendo de nosotros fue algo tan grande, tan emocionante, que algunos lloramos de alegría. De haber sabido de tu existencia te habría comido a besos.
Entonces todo parecía distinto, éramos especiales incluso entre los pocos que arriesgaban su físico. Yo veía a Elisandra como un ser casi sobrenatural, fuerte y duro como Mónica, Jordi y tantos otros. Yo solo era una rata de despacho, con mi mente llena de mapas e informes, con Tomás en un rincón sentado con una cerveza en la mano, flemático y seguro de sí mismo; con Julio, las pocas veces que coincidía, mirándome fijamente a los ojos, mientras yo dibujaba posibles escenarios con las manos e imaginaba lo que estaría pasando; con el Ingeniero, moviéndose nervioso por no estar al pie del cañón.
A Tomás le gustaba decir que éramos el núcleo duro, los que nunca se equivocaban aunque todo saliera mal. Nosotros entre cuatro paredes, Mónica, Estéban e Irene en la calle, cada uno con lo suyo. Ya entonces me sorprendía que unos militares pudieran aceptar que dos mujeres tan jóvenes llevaran la responsabilidad de la acción, mientras el resto lo hiciéramos con la parte más pasiva. Eso es algo que nunca preguntaré a Tomás.
Ahora se me hace extraño tanto secretismo, pero entonces sabíamos que debíamos estar preparados para la peor de las situaciones.
Nos vimos alguna otra vez, pocas, una cena o un pequeño encuentro. Ella siempre venía, cogía el tren y pasaba la noche en casa de Jordi, y a la mañana siguiente volvía al pueblo con su familia. Hablábamos de cosas insustanciales, de nuestra vida actual, del trabajo; nunca más de la revuelta y lo que significó para nosotros. Las mesas eran largas y cuando no coincidíamos sentía su lejana mirada clavada en mi rostro, como si quisiera desentrañar un secreto pendiente de descubrir, quizá compartir lo que pensábamos sobre la vida y el futuro, nuestros ideales.
Elisandra ha marchado antes de habernos podido conocer mejor. Su memoria se irá disipando con el tiempo, pero no para mí, que quedará como un misterio sin resolver. La acompañé hasta el cementerio, y Mónica, que dependía de mi coche, tuvo que acompañarme.
Elisandra era especial, siempre lo supe y ahora más. El tiempo pasa y nosotros con él. Lo que ahora siento me hace recordar lo frágiles que somos y el poco poso que dejamos, tan poco que ahora no sé si vale la pena luchar por algo o vegetar por lo que somos, no más que simples partículas emitidas tras el estallido de una estrella a miles de millones de años luz, unidas por la casualidad en un mundo ambiguo.
Elisandra se diluirá en el tiempo, cada día un poco más, a medida de que los que la conocimos sigamos su camino; mientras yo siempre recordaré su mirada y sus gestos.
Elisandra me ha enseñado que no debo esperar ni recrearme en el tiempo.


.

7 comentarios:

  1. Creo que en estas ocasiones cada uno piensa un poco en sí mismo y pretende sacar conclusiones definitivas, luego la vida insiste y seguimos adelante a nuestro propio ritmo y que para aprovechar estos estados de ánimo se inventarón las religiones...que no son mal negocio...de mi tierra una canción: En bodas y entierros, dicen curas y taberneros: "Pesetas al cajón"...¿¿ya eres avi??

    ResponderEliminar
  2. Lo soy, lo soy y en su día.
    Una preciosa muñeca a la que mi barba no asusta

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Pau, por la nineta y por tu vida.

    Besos
    calmA

    ResponderEliminar
  4. Felicidades....Nos bautizos cantan aquéla de: " Padrinho, padrinho, botanos o diñeiro e nos xe o jastes no vinho".

    ResponderEliminar
  5. locamente enamorada... Trato de acordarme si alguien estuviera en algún momento locamente enamorado de mí, o al revés. De mí lo puedo decir: sí, estuve en algún momento locamente enamorada de una muchacha. Al revés, no sé. Enamorada, sí, varias muchachas y mujeres. Lo sé porque me lo dijeron muchos años después y lo sé por intuición u observación.

    se me hace extraño tanto secretismo... Se te hace extraño, o se te hace falta, o extrañas? A mí no me hace falta. Estoy feliz que ya no vivo más con tanto secretismo, ni de mí, ni de ellos, los agentes secretos que aún no conocía. Después hablé en Washington con uno de ellos y me contó que espiaban también en Amsterdam. No sé si ese espionaje formaba parte de la Operación Condor. Estuve también en la misma habitación con uno de ellos, Michale Townley, famoso por ser el agente que mató a Orlando Letelier y otros. Estoy feliz que ya no vivo en el estrés de los años setenta y comienzos de ochenta. El estrés de ahora es distinto, tiene que ver con "la crisis" y mi deseo de ayudar a encontrar una solución, que es un deseo o una tarea que pesa.

    Hay muchos misterios sin resolver y Elisandra es uno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Locamente enamorada...
    Ah Giovani! Creo que con las mujeres siempre has tenido más éxito que yo.
    Ahora ya no es tan importante el secretismo, ahora lo que toca es que la gente te reconozca y escuche el mensaje que quieres emitir. Entonces no podías, porque en el momento que abrías la boca ya tenías alguien tras tuyo controlándote, manipulándote o deteniéndote.
    Los espías han cambiado de sistema y de armas, ya no matan con pistolas a la salida de un hotel, ahora lo hacen dando las coordenadas precisas a un oficinista, que envía un pequeño misil y que yerra como todo el mundo, cuando cae sobre una escuela. Ya no somos secretos porque hemos cambiado y tenemos una edad. Aunque todavía veo a muchos que juegan a ser espías, sobre todo en los movimientos ciudadanos, infiltrados de poca monta, aprendices de un oficio que ya no será necesario.
    Hoy los nuevos espías son hackers y tampoco llevan pistolas, nadie los conoce, trabajan en la sombra y se infiltran en cualquier lugar.

    ResponderEliminar