PIENSAS DIFERENTE, VOTA DIFERENTE

martes, 15 de mayo de 2012

EL NANGA PARBAT

____________________________




Sueño con él, no puedo quitarme de la cabeza sus últimas palabras, las últimas recomendaciones. A mi hermana le pasa lo mismo, pero ella llora. Yo no puedo, o quizá sí, pero tan en mi interior que no...
Ayer ayudé a mi hermana a deshacer la casa, decidir lo que debe venderse y regalar, lo que quiere ella y lo que yo; y durante un instante lo sentí a mi lado, como si esperase algo. Ha sido un momento, suficiente para preguntarle por qué me ha dejado.
Con ella no sueño y no entiendo porqué. Dicen que a las madres se las echa más en falta, sin embargo, debo desplazarme mucho tiempo para recordarla como me hubiese gustado.
Nunca hubiera imaginado que terminaría sintiendo algo así, nunca, porque nunca me hicieron falta ni fueron mucha carga para mí.
¡Mierda!
¿Por qué debo sentirme culpable si he interferido en su vida cien veces menos que ellos en la mía?

_____________________________________________


Amara me pide que deje de corregir el maldito libro, pero no puedo. El Nanga Parbat no estaba a nuestra derecha sino frente nuestro y apenas podíamos verlo. Era nuestro faro, eso sí, pero a cien kilómetros y, con tanto monte por medio, poca punta podía verse.
El Nanga Parbat y su ancha cumbre nos salvó de perdernos, por eso lo recuerdo tan vivamente, aunque durante casi toda la aventura solo lo viera entre sombras y muy parcialmente.
Años después, en el barco y sin costa a la vista, lo recordaría todas la veces que me vi obligado a utilizar el goniómetro. Han pasado treinta y nueve años, para muchos toda una vida y, sin embargo, todavía lo tengo presente, aún podría dibujar su peculiar y gigantesca cumbre.
¿Cómo puedo olvidarme de algo así?
No, no puedo dejar de corregir. No hacerlo sería como decir que Los Pirineos están al este de Barcelona, cuando todos saben que no es cierto.

.

5 comentarios:

  1. Tampoco me parece tan grave lo de repasar y siempre estarás entretenido, el tiempo sabes que acabará por colocar lo sucedido en el lugar adecuado, según Estrabón, Barna era la que estaba situada el oeste de los Pirineos, lo que viene a ser lo mismo,

    ResponderEliminar
  2. Deja que la pena, los recuerdos, las culpabilidades....... salgan a la superficie, no hagas nada por impedírselo..., estás afinando capacidades, seguro.

    Corrige si lo ves necesario. ¿Amara quizás te observa algún rasgo obsesivo y por eso te lo dice? Escúchale.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Hay una obra de teatro, de un paisano tuyo, Sebastián Junyent con ese mismo nombre. Hay que deshacer la casa.
    Es dura, aunque al final pone cada cosa en su lugar. No sufras.


    El libro.
    Corrige. Tendré un siglo y medio y seguiré esperando, jejejej


    Besos

    ResponderEliminar
  4. Cheli dice que solo físicamente y más guapo
    Ya ves...

    ResponderEliminar